Las estatinas Y la IRC

24/04/2017

 

 

Las estatinas reducen los niveles de lípidos y los eventos cardiovasculares y la mortalidad cardiovascular en el amplio espectro de pacientes con insuficiencia renal crónica, de modo similar a la población sin nefropatía y son fármacos razonablemente seguros. No han demostrado ser útiles en la mortalidad global en la ERC ni en prevención primaria de la enfermedad cardiovascular. Los efectos renoprotectores de las estatinas son inciertos, en relación con la escasez de datos y posibles sesgos de publicación.

 

COMENTARIOS

 

Los autores realizan un metanálisis exhaustivo sobre el efecto de las estatinas sobre las principales variables intermedias (lipídicas y renales) y clínicas (cardiovasculares y renales) en pacientes con ERC en diálisis, prediálisis o trasplante. La búsqueda de ensayos aleatorizados y cuasi aleatorizados es exhaustiva y se realiza un metanálisis adecuado, si bien no se explicita la búsqueda de duplicidades o enmascaramiento sobre identificadores del artículo. Para los principales resultados lipídicos y cardiovasculares existe homogeneidad de resultados, lo que les otorga validez. Los resultados renales son discretamente positivos en la reducción de la proteinuria, pero en general neutros en relación con la progresión de la insuficiencia renal o el rechazo agudo.

 

La principal limitación del presente metanálisis se relaciona con la limitada calidad de los estudios originales de los que se obtienen los datos.

 

En cualquier caso, los efectos beneficiosos de las estatinas en la prevención de eventos cardiovasculares parecen poder extenderse al amplio espectro de pacientes con ERC de modo similar a la población no nefrópata sin un aumento significativo de efectos secundarios importantes. No obstante, la mayoría de los pacientes de los estudios incluidos ya presentaba enfermedad cardiovascular previa, por lo que no está claro si los resultados son extrapolables a la prevención primaria.

 

 

 

Aunque la reducción de la mortalidad (8%) no alcanza la significación estadística, muestra una tendencia claramente favorable sobre la supervivencia en pacientes con el uso de estatinas en el espectro global de la ERC.

 

Del mismo modo, aunque no existe evidencia específica derivada de este metanálisis, la ausencia de efectos secundarios importantes, la similitud del beneficio en prevención secundaria en nefrópatas y otras poblaciones y el continuo de la enfermedad ateromatosa sugiere que el beneficio en términos relativos del tratamiento con estatinas puede extenderse a la prevención primaria en pacientes con nefropatía. Dado el alto riesgo absoluto de enfermedad vascular en los pacientes con nefropatía crónica, el beneficio absoluto esperable es superior al de la población general. En espera de estudios específicos, es razonable proponer el tratamiento con estatinas a pacientes de alto riesgo vascular con nefropatía crónica.

 

Adicionalmente, dado que los efectos beneficiosos de las estatinas se han demostrado en pacientes con niveles normales de colesterol, es razonable el uso de las mismas en pacientes nefrópatas de alto riesgo vascular aunque no presenten niveles de colesterol LDL especialmente elevados.

 

CONCLUSIONES DE LOS REVISORES

 

 

 

A pesar de las limitaciones de los estudios incluidos en el metanálisis, los resultados son consistentes con un efecto beneficioso en la prevención cardiovascular secundaria en pacientes con ERC. El efecto es similar al obtenido en la población sin ERC y sin aparentes efectos secundarios importantes, aunque no se ha demostrado un efecto sobre la mortalidad global. No existe evidencia consistente sobre un efecto renoprotector de las estatinas

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

II Simposio autonómico prevención de la PQRAD

June 17, 2019

1/5
Please reload

Entradas recientes

December 20, 2018

December 1, 2018

November 2, 2018

Please reload

Archivo